Este eje tiene como objetivo fortalecer la organización e incidencia de las mujeres en el territorio, a través de procesos de educación, generación de ingresos y participación política.

 

 

DECLARACIÓN POLÍTICA

PRIMER ENCUENTRO DE MUJERES DEL NORORIENTE COLOMBIANO

23 y 24,25 de Agosto del 2018, Ocaña – Norte de Santander

El 24 y 25 de agosto del año 2018, nos dimos cita más de 180 mujeres provenientes del Catatumbo, el Valle del río Cimitarra, el Nordeste antioqueño y el Sur de Bolívar e integrantes de ASCAMCAT, ACVC, CAHUCOPANA, AHERAMIGUA y el Partido FARC junto con otras 15 organizaciones sociales y de mujeres, y diversas instituciones gubernamentales a nivel municipal, regional y nacional en el municipio de Ocaña, Norte de Santander; con el fin de  propiciar un espacio que permitiera empoderar y fortalecer el trabajo organizativo de las mujeres del nororiente colombiano por medio del dialogo y la reflexión conjunta sobre la realidad que se vive en la región, visibilizando las diferentes apuestas de las mujeres campesinas en torno a los temas de: participación política de la mujer rural;  apuestas para la autonomía económica; acceso y la tenencia de la tierra; y seguridad y erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer.

Este encuentro se da a un año de la conformación de la Coordinadora de mujeres de la Zona de Reserva Campesina del Valle del río Cimitarra. En aquella ocasión dialogamos también sobre estos temas pero a nivel subregional y hoy, con desilusión sabemos que las situaciones materiales y concretas de las mujeres campesinas de la región no han mejorado sustancialmente. A pesar del incumpliendo del gobierno en la implementación de los acuerdos de paz pactados en la Habana, nosotras seguimos trabajando en las condiciones adversas de nuestros territorios que ya son bien conocidas. Desde aquella decisión conjunta no hemos parado ni un solo día de trabajar, reunirnos, imaginar y soñar un territorio en paz. Nuestros anhelos de transformación superan los límites geográficos que dicen que separan esta gran región.

Así, todas nosotras como mujeres del nororiente colombiano, reconociendo nuestros dolores y partiendo de nuestros sentires expresamos una vez más nuestro profundo desacuerdo frente a la persistencia de todas las formas de violencia en nuestros territorios: denunciamos la persistencia de actores armados legales e ilegales en nuestros territorios que amenazan a nuestras lideresas y líderes sociales, la falta de garantías para acceder, producir y formalizar la tenencia de nuestras tierras; rechazamos los ejercicios de poder que limitan nuestra participación en espacios de decisión sobre nuestras vidas, reconociendo que NADA justifica que nos insulten, golpeen, acosen, excluyan, manipulen y silencien porque nuestro cuerpo es el primer territorio de cuidado y resistencia. Exigimos garantías reales para ejercer el derecho a la educación y a la formación entendiéndola como el factor que permite la independencia económica y el empoderamiento político y organizativo.

Llamamos a todas las mujeres a alzar nuestras voces en contra de estos hechos y unir nuestros esfuerzos para defender nuestros territorios a través de la consolidación y el fortalecimiento de la figura de Zonas de Reserva Campesina y en este sentido demandamos la constitución de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo y el fortalecimiento de las ya constituidas. Así mismo exigimos que el enfoque de género presente en todos los puntos del acuerdo de paz de la Habana sea respetado, priorizado e implementado. Invitamos al gobierno a reconocer, apoyar y fortalecer los mecanismos autónomos de protección y autoprotección para las organizaciones sociales y proteger la vida de todas nosotras.

  • Protección y recuperación de semillas
  • Desconocimiento del papel de la mujer en la cadena de trabajo y producción de los cultivos de uso ilícito y por ende limitaron su participación en el PNIS
  • Falta de institucionalidad en los territorios que comuniquen las convocatorias a tiempo
  • Conflictos por el uso y el acceso de la tierra
  • Falta de recursos para asistir a los eventos
  • Intercambio de experiencias con procesos de mujeres que luchan por la tierra que ya tienen tiempo funcionando
  • Material pedagógico para socializar en las regiones.
  • Los comités y procesos sociales deben ir perfilando a las mujeres que van estando listas para asumir espacios de participación y decisión. Así mismo deben ir lanzándolas al ruedo.
  • Consolidación efectivos de la Coordinadora de mujeres campesinas del nororiente colombiano, este espacio nos permitirá aprender realmente cómo funciona la política sobre todo en lo que se refiere en las funciones de aquellos que ocupan cargos públicos porque a veces se quiere postular a estos puestos pero no se conoce realmente en qué consiste este trabajo. Además esta será la plataforma que permitirá pensar el mantenimiento con dignidad: mantenernos y sumar más mujeres que aún no se acercan a los procesos organizativos.
  • Proceso de red de mujeres en santa rosa. Fortalecerlo allí porque es un espacio de formación y que permite la participación de incidencia directa en el manejo del presupuesto municipal.
  • Pensar las estrategias que tomará la coordinadora para formar políticamente. Se debe dar vida a la misma y no permitir que este se convierta en un espacio más de reunión anual.

 

POR LA VIDA Y POR LA PAZ EXIGIMOS IMPLEMENTACION DEL ACUERDO FINAL DE PAZ YA

CON LA MUJER EN LA CASA LA REFORMA AGRARIA SE ATRASA

 

 

 I SEMINARIO DE FORMACIÓN Y PLANEACIÓN DE LA COORDINADORA DE MUJERES DEL VALLE DEL RIO CIMITARA “MARIA DEL JESÚS MAHECHA”

Esta actividad se desarrolló los días 7 y 8 de octubre de 2017, en la ciudad de Barrancabermeja y contó con la participación de delegadas de las veredas Lejanías, Puerto Argelia, Bajo Sicue, Puerto Matilde y El Diamante. Además participaron responsables de la coordinación de mujeres para cada municipio e integrantes del equipo técnico.

Se dio inicio a la jornada con una actividad de mística en conmemoración a la memoria de la compañera María de Jesús Mahecha asesina por grupos paramilitares.

A continuación se abordó el tema de economía política y género, este espacio estuvo a cargo de la compañera Yurani Cuellar- coordinadora de genero de la ACVC y allí se dieron a la mujeres participantes del seminario algunas conceptos básicos sobre modelos económicos, características del capitalismo y socialismo, el papel y reconcomiendo de la mujer en cada uno de ellos.

 

 

 

 

El siguiente tema en ser abordado fue feminismo campesino y popular, identificando que este tiene en cuen

ta la situación de las mujeres campesinas permitiendo reivindicar la igual entre mujeres según la situación económica en que viven y la defensa de su identidad campesina.

Adicional A estas temáticas, se abordaron otras como roles y estereotipos de género, acciones contra la violencia de género,  liderazgo, escenario organizativos comunitarios.

Finalmente se contó con un espacio para avanzar  en la planeación estratégica de la coordinadora allí se realizó un breve recuento de lo que fue el encuentro de mujeres de la ZRC-VRC, las mesas temáticas trabajadas y las principales conclusiones; a partir de allí se dividieron las participantes del seminario en tres grupos con el objetivo de identificar acciones y  proyecciones a corto mediano y largo plazo que permitan a las mujeres de la región superar  las dificultades identificadas en el marco del encuentro de mujeres.

 

Comunicado conjunto de la coordinadora de mujeres de la zona de reserva campesina del valle de rio cimitarra

BASTA YA DE VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Comenzamos rechazando todos los actos de violencia en contra de las mujeres que hoy por hoy hemos venido levantando nuestras voces para decir BASTA YA.

Es importante nombrar que todo se trata de un proceso que se fundamenta  como estrategia de poder, lo que podemos definir como un método de opresión y dominación ejercido por un sistema patriarcal y capitalista, que por décadas ha sido  alimentado por el  machismo en  formas crueles de violencias hacia una población muy importante  de nuestra sociedad como son las mujeres.

Invitamos a las todas las mujeres de cantagallo, del magdalena medio, de Colombia, de américa latina  y de todo el mundo a denunciar todo acto de violencia que atente contra su integridad,

Y las invitamos a entender que nuestras luchas también pasan por la sanación de nuestros cuerpos que han tenido múltiples heridas de opresión, ya que en nuestros cuerpos es donde se radica  la energía  vital para la emancipación.

Hacemos un llamado a todas las mujeres  a la solidaridad y  reconociendo nuestra diversidad y pluralidad, destacando las capacidades de cada una de nosotras pero respetando la diferencia de pensamientos

Hoy somos muchas las mujeres maltratadas, violadas, golpeadas, acosadas y asesinadas son muchos nombres los que escuchamos a diario Olga, Yesenia, María, carolina, Ester, luz  por cada uno de estos casos no hemos indignado, hemos gritado BASTA YA  pero la historia se repite una y otra vez.

¿Estaremos haciendo lo suficiente para que esto se acabe?

¿Será que el gobierno nacional se está pronunciando ante esta situación?

¿Será que con crear más leyes está ayudando a  acabar con  la problemática?

¿Será que los protocolos creados por la institucionalidad si ayudan a mitigar la violencia?

Consideramos importante materializar, activar y difundir las leyes, las rutas y los mecanismos populares que nos convoca a la movilización y  que nos ayuden a erradicar con  las formas de violencia ejercidas hacia las mujeres y por qué no decir con esta cultura machista en la cual vivimos todas

Hoy tenemos cifras muy preocupantes en nuestro país y  gran parte de los casos los agresores son sus propias parejas  o exparejas en feminicidios en 80% y el 60% ocurren en sus casas  o en el caso de abusos a niñas y niños el 40% son familiares o personas muy cercanas

Lo desafortunado es que la sanción para los agresores llega cuando la víctima ya ha muerto o queda lesionada,  por eso necesitamos entender que el problema es de todos y que  la clave está en prevenir y eso lo hacemos entendiendo el enfoque de género  para que todas y todas desde las escuelas, las casa, las iglesias, las instancias de gobierno local responsables de garantizar nuestra integridad, tomemos conciencia del trabajo de difundir y criminalizar a quienes  violen estos derechos

Para así entender que las mujeres  merecen el mismo respeto e igualdad de derechos  que los hombres  y que tienen la oportunidad de alzar su voz y de movilizarnos por una trasformación social  con hombres y mujeres nuevas.

 

____________________________________________________

PRIMER ENCUENTRO DE MUJERES DEL NORORIENTE COLOMABIANO

23 y 24,25 de Agosto del 2018, Ocaña – Norte de Santander

El evento pretende reunir a más de 200 mujeres lideresas pertenecientes al nororiente colombiano, como a diferentes instituciones y organizaciones regionales y nacionales con la finalidad de construir colectivamente propuestas políticas, sociales y comunitarias desde las mujeres, dando continuidad a todo el proceso organizativo histórico en la región en relación

a la visibilización y reivindicaciones de las mujeres campesinas y la promoción de la igualdad, la equidad, dignidad, la defensa del territorio, la apuesta por una vida libre de violencias y la construcción de la paz con justicia social en el marco de la implementación del acuerdo final de paz.

 

_________________________________________________________________________________________________

Mujeres del valle del río Cimitarra

Declaración política, Martes 5 de septiembre de 2017

Los días 25 y 26 de agosto nos dimos cita más de 200 mujeres de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra y diversas instituciones gubernamentales a nivel municipal, regional, nacional e internacional en el municipio de Cantagallo, con el fin de compartir nuestras experiencias y nuestro conocimiento del territorio. En el marco de este ejercicio de construcción colectiva y con el ánimo seguir tejiendo la vida en nuestra Zona de Reserva Campesina, nos sentamos a conversar sobre participación política, economía, educación, el acceso y la tenencia de la tierra, salud, medio ambiente, memoria-derechos humanos y erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer e implementación de los acuerdos desde nuestra perspectiva de mujeres campesinas.

A lo largo de nuestras conversaciones, pudimos identificar que la situación general de la mujer dentro de la Zona de Reserva Campesina reproduce la situación de las mujeres en el mundo entero, sumando a esto, los impactos del conflicto social y armado colombiano.

El machismo como práctica cotidiana nos violenta física, psicológica, emocional y económicamente. Estas formas de violencia son negadas e invisibilizadas desde los espacios más cercanos a nosotras, como las Juntas de Acción Comunal y permanecen así en todas las instancias de participación política y gobernabilidad. Además, no tenemos acceso a la educación en vista del abandono institucional en las zonas rurales y a temprana edad nos fuerzan a salir de casa, restringiendo nuestro proyecto de vida delimitándonos a conformar una familia y dedicarnos a las tareas del hogar. Dentro de este hogar nos han enseñado que debemos ser sumisas y hacer lo que nuestro compañero decida, sin capacidad de opinar o pensar por nosotras mismas, sin siquiera poder trabajar o tener derecho a administrar nuestros ingresos.

Nos han dicho que no sabemos cultivar porque no depredamos la naturaleza, nos niegan el fruto de nuestro trabajo cuando cultivamos y tampoco tenemos derecho a poseer la tierra que trabajamos; si tenemos la fortuna de tener un título para nuestra tierra, los bancos nos niegan los créditos y las ayudas técnicas porque están a nuestro nombre, es decir, a nombre de una mujer. No tenemos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos porque no nos quieren enseñar nuestros derechos sexuales y reproductivos, ni tenemos acceso a un puesto de salud que esté en las condiciones de atender nuestras necesidades.

Vemos entonces que somos negadas como sujetas políticas en doble vía. La primera por ser campesinas, pues sufrimos el rigor de la persecución, la estigmatización y el olvido al que ha sido sometido el campesino como sujeto político a lo largo de la historia. Pero también experimentamos la negación de nuestros derechos sociales, económicos, políticos y culturales por ser mujeres.

Sin embargo, y en medio de todas estas dificultades, las mujeres de la Zona de Reserva Campesina hemos venido empoderándonos, reconociéndonos como agentes transformadores de nuestra realidad y la de otras mujeres. Sabemos que en la transformación cotidiana se gesta el gran cambio que queremos. Entendemos que estamos en un momento histórico que nos brinda oportunidades para avanzar en el desarrollo económico, político y social de la mujer y nos negamos, como siempre lo hemos hecho, a renunciar a la vida y a la defensa de nuestro territorio, reconociéndonos como principales gestoras de equidad y paz.

Asumiendo el peso histórico que han tenido las mujeres rurales, en especial dentro de la Zona de Reserva Campesina, vemos la necesidad de constituir un escenario amplio de participación, planeación y construcción territorial en el que se vean reflejadas las propuestas debatidas en el marco del primer encuentro de mujeres de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra. Nuestro objetivo será trabajar de la mano de todas las mujeres para lograr la verdadera participación política, con representación efectiva dentro de los espacios de decisión; buscaremos que la tierra nos sea dada, porque la trabajamos y la merecemos; construiremos nuevos espacios de formación que permitan la cualificación de las mujeres rurales y desencadenen su independencia económica; velaremos por que las luchas y resistencias de las mujeres que han hecho posible este encuentro no caigan en el olvido y que la semilla de su lucha germine entre todas nosotras en nuestra marcha hacia la construcción de una región y un país más inclusivo y por la paz duradera; trabajaremos para que nuestros bosques, ríos y animales sean preservados, inculcando desde nuestra cotidianidad la importancia de defender nuestro territorio desde nuestra identidad de mujer campesina; educaremos desde el amor, la equidad y el respeto por el medio ambiente y la vida, deconstruyendo los roles de género impuestos; La Coordinadora de mujeres de la ZRC-VRC asumirá la magna tarea de implementar, desde todos los espacios y escenarios, todos los puntos definidos en el Acuerdo Final de Paz entre el gobierno y las FARC-EP, entendiendo que se abren espacios de planeación y participación territorial en los que las mujeres somos protagonistas y garantes del cumplimiento de los mismos. Sabemos que ésta no es una tarea fácil, por esto nos comprometemos a trabajar en perspectiva de región, comprendiendo que es ahora cuando nuestra visión de territorio será plasmada; debemos trabajar juntas para que esto sea posible.

Hoy sabemos que la construcción de la paz es imposible sin las mujeres.

¡Viva la Coordinadora de mujeres de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra!

Pin It on Pinterest